domingo, 14 de noviembre de 2010

The Matrix: Path of Neo

7/10
"Neo, yo sí que creo"
Dos años después del lanzamiento del irregular Enter the Matrix (Shiny, 2003), nos llegó este TM:PoN, intentando acabar con todos los defectos de su antecesor y darnos por fin total control sobre Anderson-Neo-El Elegido. Shiny se puso manos a la obra de nuevo para intentar crear un juego a la altura de las peticiones de los aficionados, que no quedaron muy contentos con la imposibilidad de jugar con los verdaderos protagonistas de la historia y con el hecho de que no estuvieran recreados los mejores momentos de los films. En Shiny sabían cuales eran los puntos fuertes de su anterior juego: Combates, inmersión en la historia gracias al metraje real y el apartado gráfico (en parte). Y sobre esa base se pusieron a trabajar para lanzar el juego de Matrix definitivo.

TM: PoN: Comienza donde comienza la película, con Keanu Reeves aún en el papel de Thomas Anderson, en el edificio de oficinas de la empresa de software donde trabaja, intentado escapar de los agentes que lo persiguen mientras trata de desconectarse de Matrix con la ayuda de Morfeo y Trinity. Esta será nuestra primera misión, llevar a Neo lejos de las manos de los agentes y sacarlo de Matrix para poder convertirlo en El Elegido. Esto muestra la intención de Shiny de, esta vez sí, contar la historia de principio a fin. Desde aquí, llevaremos a Neo por el camino de El Elegido, viviendo todos los momentos memorables de las tres películas, como el entrenamiento con Morfeo o el tiroteo en el hall en la primera, la lucha con Seraph (guardián del Oráculo) de la segunda o la increible batalla contra los Smiths clonados (también de la segunda) en la que tendremos que emplearnos a fondo para salir vivos, así como el enfrentamiento final con Smith, de la tercera. Uno de los puntos fuertes del juego es su compenetración con la historia de los films, a la que sigue fielmente, aunque se permiten bastantes licencias en lo que se refiere a la inclusión de hilos alternativos. Por ejemplo, las primeras misiones del juego corresponden al entrenamiento de Neo en diferentes misiones que no aparecen en la película, como un tiroteo en Hong Kong, una lucha a espadas... algo de agradecer, ya que da más profundidad al argumento, pero en el que se pierde la fuerza y el ritmo de las escenas principales ambientadas en las películas, sobre todo por su excesiva duración y su escasa trascendencia en la historia, eso por no hablar de algunos niveles... digamos... oníricos, que romper por completo con los esquemas del juego, o el nuevo final que se escribió para el juego.

A nivel jugable, el juego cumple, pero adolece (al igual que su predecesor) de un excesivo "mimo" en las escenas de combate, dejando de lado todo lo demás. Además, a pesar de que los movimientos de Neo son variados y muy bien recreados (se iran desbloqueando y añadiendo conforme pasemos los niveles, dando un toque de rol a la configuración de nuestro personaje), terminará por tornarse aburrido y repetitivo ya que tenderemos a utilizar los mas sencillos porque la inteligencia artificial de los enemigos es paupérrima, no siendo capaces de modificar su pauta aunque les ataquemos 20 veces igual. Esto se suma a que todas las misiones se centran en el mismo objetivo, aunque tengan enfoques distintos (protección, búsqueda, etc): barrer a todos los enemigos del escenario. Con esto sólo se consigue que, a la larga, el juego acabe siendo tedioso y sin alicientes.

Gráficamente, el juego brilla por el elevado nivel de detalle tanto en escenarios (algunos calcados a los de las películas) como en la recreación de los personajes, que resulta magnífica. Los efectos de las colisiones contra las paredes, los disparos, la distorsión del tiempo bala, etc, están perfectamente plasmados en el juego, dando una sensación visual muy consistente. Las escenas de vídeo están recreadas de dos formas: algunas pertenecen al metraje real de la película (lo que ayuda a la inmersión en la historia) y las otras están hechas con el motor del juego para dar al conjunto mayor empaque.

En cuanto al apartado sonoro, el juego no cuenta con la banda sonora original pero sí con unas melodías techno muy acordes con el juego y su ambientación. En cuanto a las voces, nos encontramos con un punto completamente absurdo (seguramente hecho así por cuestiones económicas): Podremos escuchar dos voces diferentes por cada personaje en muchas situaciones, ya que para las escenas o diálogos que no pertenecen a la película, se ha optado por contratar a otros actores de doblaje diferentes, con voces parecidas a los originales. De traca vamos. El resto de sonidos del juego están recreados con alto nivel, algunos muy similares a los de las películas, sobre todo en lo referente a los combates y tiroteos.

En definitiva, está claro que este juego mejora en parte a su predecesor pero, a pesar de su nota y como amante del universo Matrix, debo volver a ubicar a este juego en la categoría de fracasos en las conversiones ya que me considero un jugador exigente y creo que se podría haber hecho mucho mas con esta franquicia para llevarla a lo mas alto.

Como nota final, apuntaré que existe otro juego: Matrix Online, del que no me voy a molestar siquiera en hablar, debido a que se trata de un despropósito insostenible, el segundo intento (antes de TM:PoN) de dar a la comunidad de jugones un título decente que llevarse a la boca.

Una vez más, os enlazo con la genial crítica de la trilogía de mi amigo Antonio Sánchez en su interesantísimo blog de cine, en la que nos comenta su visión sobre las tres películas y la visión profundamente filosófica que los Wachowski le dieron al film:  Crítica de Matrix



2 comentarios:

  1. Hola Pedro, si has leido la entrada de la página, bajo la cabecera, verás que esto no es una página de descargas, sino un lugar de análisis y crítica sobre los videojuegos.

    Si tu interes es exclusivamente de descarga, esta no es tu página.

    Por otro lado, muchas gracias por visitar el blog, si conoces a gente a la que le pueda interesar, recomiéndasela.

    Un saludo

    ResponderEliminar